Soledad y terror en Canción Dulce de Leïla Slimani

  • Marta Isabel Muelas Universidad del Valle

Resumen

Canción dulce es publicada en Paris en noviembre de 2016 por la editorial francesa Gallimard y en castellano por la editorial española Cabaret Voltaire. Desvela la intención de la autora por tratar temas que molestan, ambiguos y que buscan incomodar al lector moralmente a través de una descripción minuciosa de una pareja joven y la del personaje fascinante de la niñera se revela nuestra época, sus imaginarios, las relaciones de poder y sus prejuicios sociales y culturales.  La obra narra la historia de Myriam, madre de dos niños, que reemprende su actividad laboral en un bufete de abogados a pesar de las reticencias de su esposo. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar niñera, se deciden por Louise, que conquista rápidamente el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. La trampa de la interdependencia tomará un rumbo trágico que volverá la historia aterradora.

##plugins.generic.usageStats.downloads##

##plugins.generic.usageStats.noStats##

Biografía del Autor

Marta Isabel Muelas, Universidad del Valle

Egresada del Programa de Licenciatura en Lenguas Extranjeras de la Universidad del Valle. Licenciada en Literatura francesa y Magíster en Literatura francesa y francófona de la Universidad de Paris 8 (Vincennes-Saint-Denis). Actualmente asistente de docencia en el Programa de Filosofía de la Universidad del Valle. Estudiante del Doctorado en Filosofía de la Universidad del Valle.

Publicado
2018-09-25
Como citar
MUELAS, Marta Isabel. Soledad y terror en Canción Dulce de Leïla Slimani. Poligramas, [S.l.], n. 46, sep. 2018. ISSN 2590-9207. Disponible en: <http://poligramas.univalle.edu.co/index.php/poligramas/article/view/7031>. Fecha de acceso: 21 ene. 2019 doi: https://doi.org/10.25100/poligramas.v0i46.7031.
Sección
Reseñas

Soledad y terror en Canción dulce de Leïla Slimani

Se me castigará por no saber amar

Canción dulce es publicada en Paris en noviembre de 2016 por la editorial francesa Gallimard y en castellano por la editorial española Cabaret Voltaire. Desvela la intención de la autora por tratar temas que molestan, ambiguos y que buscan incomodar al lector moralmente a través de una descripción minuciosa de una pareja joven y la del personaje fascinante de la niñera se revela nuestra época, sus imaginarios, las relaciones de poder y sus prejuicios sociales y culturales. La obra narra la historia de Myriam, madre de dos niños, que reemprende su actividad laboral en un bufete de abogados a pesar de las reticencias de su esposo. Tras un minucioso proceso de selección para encontrar niñera, se deciden por Louise, que conquista rápidamente el corazón de los niños y se convierte en una figura imprescindible en el hogar. La trampa de la interdependencia tomará un rumbo trágico que volverá la historia aterradora.

Con un estilo directo, incisivo y tenebroso que retoma lo mejor de la novela policiaca y del thriller, el lector se siente investigador que va encontrando pistas que anuncian quién y cómo se cometió el crimen. A lo largo de las 288 páginas, explica con situaciones de la vida cotidiana las intenciones recónditas de una niñera perfecta que asesinará a los dos niños que cuida. Discreta, eficaz y silenciosa, Louise se convertirá en un miembro imprescindible de la familia que maneja los hilos invisibles de un hogar asfixiado por la rutina doméstica. Nadie podría sospechar que su soledad y su insatisfacción son la razón principal de su abnegación y su indispensabilidad. La niñera, madre fracasada y viuda, incapaz de producir amor para su propia familia y para sí misma, se refugia en su trabajo para consolar el vacío y la desolación de su desorden afectivo.

Canción Dulce analiza de forma muy detallada una realidad perversa latente en las familias contemporáneas, un panorama mucho más amplio con unos síntomas definidos. Madres saturadas entre sus roles maternales, familiares, conyugales y laborales; esposos asfixiados entre “métro, boulot, dodo” ─expresión francesa para significar “metro, trabajo y sueño”, la fórmula del hombre moderno. La novela narra el descenso a los infiernos de Louise, niñera de cuarenta años, de aspecto juvenil y rostro angelical. La madre, Myriam, abogada de origen magrebí, motivada por su profesión y sola casi todo el tiempo en el hogar, urgida por encontrar quien cuide de sus pequeños encuentra en la niñera francesa blanca y de ojos azules la mujer perfecta acorde al estereotipo ideal: consagrada, leal, disponible, sola, cariñosa, su cara pacífica, su carácter imperturbable. Dirá a sus colegas del trabajo “mi niñera es un hada”, comparándola a una hechicera con poderes mágicos capaz de cambiar el apartamento de un lugar funesto y fúnebre a un jardín de luz y paz.

El asesinato de los niños se desarrollará en telón de fondo sin grandes precisiones. Lo indicios se darán a través de pistas que la autora cuenta a medida que se transcurre la novela. La noticia surge cuando aparece la detective a cargo quien narra los hechos y el encarcelamiento de Louise quien se encuentra en estado de shock. El lector comprende poco a poco que la niñera presenta síntomas de una soledad abrumadora en la que la vejez le resulta insoportable. Su vida llena de carencias solo ha sido una actuación de emociones prestadas inspiradas de la intimidad de las familias para las que ha servido.

El título Canción dulce es un juego de palabras en la que la autora intenta generar un estilo híbrido de escritura entre lo policiaco, lo thriller, el cuento de hadas y la novela social. Su principal preocupación son los temas humanos que puedan ser abordados tanto por hombres como por mujeres en momentos de la vida. ¿Qué hay en el fondo del corazón humano? Una reflexión que cuestiona el rol de la mujer en la sociedad, los imaginarios culturales heredados, las clases sociales y los estereotipos que nos interesan conservar en un mundo fragmentado que nos muestra que el dolor es universal. Buscar respuestas en un personaje femenino-asesino podría responder a los excesos del mundo actual, un mundo en el que las mujeres rechazan el orden establecido y se salen completamente del esquema impuesto.

Si bien es cierto que la lectura puede parecer escalofriante, Slimani logra conservar a través de su narración un estilo lingüístico que permite distanciar al lector de los personajes y de esta forma protegerlo de una identificación directa. Las dudas y miedos del lector se ven despejados de forma magistral por la escritura sin miedo de la soledad, la frustración, el resentimiento y la locura personificados en Louise, Myriam, Paul, Mila y Adam.

Es una fábula trágica de escritura contenida, fría, poderosa que excluye todo sentimentalismo. La eficacia novelesca es tal que el lector está en suspenso hasta el final. Es la fuerza encantadora de esta manipulación ficticia, una niñera con el alma podrida que vampiriza totalmente el espacio familiar hasta la estocada final.

La novela representa un aporte a la realidad social de las familias contemporáneas quienes se debaten entre un conservatismo heredado y un vanguardismo construido. Un caso que no es ajeno a la sociedad contemporánea cada vez más afanada y en las que el concepto de familia es totalmente diverso y manipulable. Para Slimani, Canción dulce evoca los grandes miedos de la humanidad “es como un cuento de hadas, donde lo normal es que haya mucho terror: la mayoría de las veces te come una bruja, un ogro o un lobo” (Corral, 2017, p. 2) Predomina este aspecto apacible de las historias infantiles, aunque el dolor este detrás de todo esto. “Cuando terminas el libro, lo cierras y vuelves a tu vida. Al final, siempre tienes que pasar por el terror para llegar a una especie de catarsis” (Corral, 2017, p. 2).

Canción dulce es un diálogo escalofriante entre realidad y ficción, un placer textual y mental. A través de sus 288 páginas somos participes de una puesta en escena que va exorcizando nuestros temores, pensamientos más secretos y llevándonos a lo más profundo de la consciencia humana.